Los pueblos tienen los gobernantes que se merecen. Grande Mujica, grande Uruguay.

“Por mi parte, desearía que el título de “electo” no desapareciera de mi vida de un día para otro. Tiene la virtud de recordarme a cada rato que soy presidente sólo por la voluntad de los electores.
“Electo” me advierte que no me distraiga y recuerde que estoy mandatado para la tarea. No en vano, el otro sobrenombre de los presidentes es “mandatario”. Primer mandatario, si se quiere, pero mandado por otros, no por sí mismo.” (Discurso del Sr. Presidente de Uruguay, José Mujica, al momento de asumir el cargo)

He leído una par de veces el discurso y visto el vídeo otras tantas. Cada vez suena algo nuevo en sus palabras. Hay gente que la tiene tan clara, y a veces nos cuesta tanto darnos cuenta de lo esencial, de lo simple, de lo directo. Creí importante mantener este discurso que ha sido tema esta semana, por su fuerza, por su profundidad, por su esencia. Simplemente, los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, y el pueblo uruguayo tiene un muy grande. Les dejo el video y el texto.

20/6/12

Texto del discurso pronunciado por José Mujica, Presidente de la República del Uruguay, en la cumbre Río+20  
Autoridades presentes de todas la latitudes y organismos, muchas gracias. Muchas gracias al pueblo de Brasil y a su Sra. Presidenta, Dilma Rousseff. Muchas gracias a la buena fe que, seguramente, han manifestado todos los oradores que me precedieron.

Expresamos la íntima voluntad como gobernantes de acompañar todos los acuerdos que, esta, nuestra pobre humanidad, pueda suscribir.

Sin embargo, permítasenos hacer algunas preguntas en voz alta. Toda la tarde se ha hablado del desarrollo sustentable. De sacar las inmensas masas de la pobreza.

¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas? ¿El modelo de desarrollo y de consumo, que es el actual de las sociedades ricas? Me hago esta pregunta: ¿qué le pasaría a este planeta si los hindúes tuvieran la misma proporción de autos por familia que tienen los alemanes?

¿Cuánto oxígeno nos quedaría para poder respirar? Más claro: ¿Tiene el mundo hoy los elementos materiales como para hacer posible que 7 mil u 8 mil millones de personas puedan tener el mismo grado de consumo y de despilfarro que tienen las más opulentas sociedades occidentales? ¿Será eso posible? ¿O tendremos que darnos algún día, otro tipo de discusión? Porque hemos creado esta civilización en la que estamos: hija del mercado, hija de la competencia y que ha deparado un progreso material portentoso y explosivo. Pero la economía de mercado ha creado sociedades de mercado. Y nos ha deparado esta globalización, que significa mirar por todo el planeta.
¿Estamos gobernando la globalización o la globalización nos gobierna a nosotros? ¿Es posible hablar de solidaridad y de que “estamos todos juntos” en una economía basada en la competencia despiadada? ¿Hasta dónde llega nuestra fraternidad?

No digo nada de esto para negar la importancia de este evento. Por el contrario: el desafío que tenemos por delante es de una magnitud de carácter colosal y la gran crisis no es ecológica, es política.

El hombre no gobierna hoy a las fuerzas que ha desatado, sino que las fuerzas que ha desatado gobiernan al hombre. Y a la vida. Porque no venimos al planeta para desarrollarnos solamente, así, en general.

Venimos al planeta para ser felices. Porque la vida es corta y se nos va. Y ningún bien vale como la vida y esto es lo elemental. Pero si la vida se me va a escapar, trabajando y trabajando para consumir un “plus” y la sociedad de consumo es el motor, -porque, en definitiva, si se paraliza el consumo, se detiene la economía, y si se detiene la economía, aparece el fantasma del estancamiento para cada uno de nosotros- pero ese hiper consumo es el que está agrediendo al planeta. Y tienen que generar ese hiper consumo, cosa de que las cosas duren poco, porque hay que vender mucho. Y una lamparita eléctrica, entonces, no puede durar más de 1000 horas encendida. ¡Pero hay lamparitas que pueden durar 100 mil horas encendidas! Pero esas no se pueden hacer porque el problema es el mercado, porque tenemos que trabajar y tenemos que sostener una civilización del “úselo y tírelo”, y así estamos en un círculo vicioso.

Estos son problemas de carácter político que nos están indicando que es hora de empezar a luchar por otra cultura.

No se trata de plantearnos el volver a la época del hombre de las cavernas, ni de tener un “monumento al atraso”. Pero no podemos seguir, indefinidamente, gobernados por el mercado, sino que tenemos que gobernar al mercado.

Por ello digo, en mi humilde manera de pensar, que el problema que tenemos es de carácter político. Los viejos pensadores –Epicúreo, Séneca o incluso los Aymaras- definían: “pobre no es el que tiene poco sino el que necesita infinitamente mucho, y desea más y más”. Esta es una clave de carácter cultural.

Entonces, voy a saludar el esfuerzo y los acuerdos que se hacen. Y los voy acompañar, como gobernante. Sé que algunas cosas de las que estoy diciendo, “rechinan”. Pero tenemos que darnos cuenta que la crisis del agua y de la agresión al medio ambiente no es la causa.

La causa es el modelo de civilización que hemos montado. Y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir.

Pertenezco a un pequeño país muy bien dotado de recursos naturales para vivir. En mi país hay poco más de 3 millones de habitantes. Pero hay unos 13 millones de vacas, de las mejores del mundo. Y unos 8 o 10 millones de estupendas ovejas. Mi país es exportador de comida, de lácteos, de carne. Es una penillanura y casi el 90% de su territorio es aprovechable.

Mis compañeros trabajadores, lucharon mucho por las 8 horas de trabajo. Y ahora están consiguiendo las 6 horas. Pero el que tiene 6 horas, se consigue dos trabajos; por lo tanto, trabaja más que antes. ¿Por qué? Porque tiene que pagar una cantidad de cuotas: la moto, el auto, y pague cuotas y cuotas y cuando se quiere acordar, es un viejo reumático –como yo- al que se le fue la vida.

Y uno se hace esta pregunta: ¿ese es el destino de la vida humana? Estas cosas que digo son muy elementales: el desarrollo no puede ser en contra de la felicidad. Tiene que ser a favor de la felicidad humana; del amor arriba de la Tierra, de las relaciones humanas, del cuidado a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental.

Precisamente, porque ese es el tesoro más importante que tenemos, la felicidad. Cuando luchamos por el medio ambiente, tenemos que recordar que el primer elemento del medio ambiente se llama felicidad humana.

¿Estudiantes con discapacidad = niños invisibles?

La semana pasada apareció publicada esta noticia en el diario La Tercera: “Aumento de subvención escolar no considera a estudiantes con discapacidad”.

Según un estudio del Centro de Políticas Comparadas de la UDP y de la Fundación Mis Talentos , el proyecto de ley que aumenta las subvenciones no incrementa en modo alguno los subsidios para educación especial diferencial ni para necesidades de aquellos niños que pueden educarse en un colegio común, como los que tienen dificultades auditivas o visuales.

La ley 20.201, que regula las subvenciones de los alumnos con necesidades educativas especiales, establece que los colegios que reciben a estos jóvenes tienen un subsidio especial. Por ejemplo, por un párvulo sin necesidades especiales, el Estado entrega actualmente una subvención de $ 38 mil, mientras que por uno que presenta alguna discapacidad da $ 141 mil.  Sin embargo, la ley no permite a las escuelas usar la totalidad de la subvención para un niño con discapacidad en programas para su integración, sino sólo lo que queda disponible después de la subvención regular. Esto es, $ 103 mil. Con el proyecto de ley, que sólo aumenta la subvención regular (a $ 45 mil) y no la especial, el remanente para el alumno con necesidades especiales disminuye. Según cálculos de la UDP y la Fundación Mis Talentos, quedaría en $ 96 mil, con lo que disminuye en 7%.

Isabel Zúñiga, directora de la Fundación Mis Talentos, afirma que “disminuyen los recursos para los alumnos con discapacidad y aumentan las dificultades para que los establecimientos reciban a los jóvenes”. Otra consecuencia, explica la directora, es que teniendo a niños matriculados con discapacidad, no se les eduque de acuerdo a su situación.

Pero, lo que es más grave aún, cuenta Zúñiga, es que en el Congreso no se discutió el tema. “No es que intencionalmente hayan querido bajar los recursos, sino que fue invisible”, afirma.

Puedes leer la noticia completa aqui.

Después de leer, averiguar y de una conversación directa con Isabel, a quien tengo el gusto de conocer, la conclusión de todo pareciera ser que los estudiantes con discapacidad son invisibles para el sistema educacional chileno, y las instituciones encargadas -por Ley- de enfrentar la discapacidad en Chile, no tienen conocimiento de lo que sucede con las personas con discapacidad, ya que no he visto o leído pronunciamiento alguno del Senadis o del Ministerio de Desarrollo Social sobre esta noticia-omisión-condoro-olvido.

Es un olvido inexcusable.

Actos como estos contribuyen a aumentar la discriminación en contra de las personas con discapacidad,  hacen ilusa la idea de inclusión escolar en Chile, ya precaria, y sólo logran mantenerla en el papel.

Desaparece y se destruye el incipiente modelo de protección social que se ha ido construyendo, las pocas oportunidades desaparecen, creando un ambiente que fomenta la pobreza, a la marginalidad y la involución social.

Y no está de más afirmar que este “olvido” constituye una una violación flagrante y sostenida de los derechos humanos, auspiciada, protegida y promovida por el propio Estado.

Hace un par de semanas leí esto en el blog de una amiga: “Si no le gusta el sistema, trabaje para cambiarlo. No tome la oferta sólo porque es lo que hay. Proponga algo distinto. Forme un nuevo referente. La responsabilidad es nuestra, no de quienes están en el poder gracias a un sistema que,  a estas alturas, no representa a nadie.” Fue a propósito de la contigencia politica del país, pero más aún, recoge ideas que varios, de una u otra manera, hemos ido explotando y que tienen por objeto llevar a la práctica todo lo que somos capaces de decir en la redes sociales. Si fuera por twitter, ya tendríamos nuevo gobierno, un SHOA profesionalizado al estilo americano, a Guardiola en La Roja, etc….pero el llamado fundamental era, y es, a hacer lo que decimos que somos capaces en las redes sociales: reclamar, proponer, construir, poner la otra mejilla, ofrecer la dos manos, y en definitiva, luchar por un país mejor y una sociedad donde todos tengan cabida. (aquí el artículo de mi amiga @eslaMALAgotelli)

¿Qué podemos hacer?

Hagamos visibles a los niños-estudiantes con discapacidad.

¿Como?

El proyecto de ley está en el Senado, en tramitación aún. Por lo tanto, demos a conocer la noticia, y que se conozca esta “omisión” en perjuicio de los estudiantes con discapacidad: usen redes sociales para ello, por ejemplo. Escríbanle a los senadores, y especialmente a los que integran la comisión de educación, a fin que no aprueben el proyecto como está y mientras no se modifique, y se salve esta grave “omisión”.

Les dejo una pequeña lista de las cuentas a las cuales escribí y ustedes pueden hacerlo también:

@LavinJoaquin  @Harald_Beyer  @mds_gob

@marcelodiazd  @SenadorCantero  @Antoniohorvath

@SenadorTuma @jagomez @lilyperez @senadorquintana

@albertoespina @patriciowalker @chahuan @senadornavarro

@FulvioRossiC @CamaraSenadores @ignaciowalker

@guidogirardi @lagosweber @enavonbaer

No dejen  – dejemos – que esto pase.

Una educación inclusiva requiere una sociedad inclusiva. Y esa la construimos todos.

Patricio Medina

Si te gusta el teatro y quieres conocer sobre el Autismo, no dejes pasar invitación.

Si te gusta el teatro y quieres conocer sobre el #Autismo, no dejes pasar invitación. Organiza @Amasperger

Síguelos en Facebook y únete a la comunidad: https://www.facebook.com/Amasperger

PROYECTO TEATRAL: LA MAQUINA DE ABRAZAR

DRAMATURGO: José Sanchis Sinisterra

Es uno de los autores más premiados y representados del teatro español contemporáneo y un gran renovador de escena española. Sanchis Sinisterra es también conocido por su labor docente y pedagógica en el campo teatral.

Vinculado al estudio y a la enseñanza de la literatura, ha reivindicado siempre la doble naturaleza –literaria y escénica–, del texto dramático. Además de sus obras, en su faceta de investigador y divulgador, Sanchis Sinisterra ha escrito numerosos artículos sobre teatro y participado en diversos coloquios y congresos dedicados al arte dramático.

SOBRE LA OBRA: “LA MAQUINA DE ABRAZAR”

TEMA A DESARROLLAR: El Autismo

Es el repliegue patológico de la personalidad sobre sí misma. En medicina, el autismo es un síndrome infantil caracterizado por la incapacidad congénita de establecer contacto verbal y afectivo con el prójimo. El autista tiene la necesidad de mantener su entorno absolutamente estable. En otras palabras, el autismo es un desorden del desarrollo del cerebro que deteriora la comunicación e interacción social de las personas, ocasionando un comportamiento restringido y repetitivo. Pese a no existir una cura o solución definitiva, el cuidado apropiado logra promover un desarrollo relativamente normal, al minimizar los comportamientos que se consideran inadecuados.

ELECCIÓN DE LA OBRA:

“Inspirada en una experiencia personal con respecto al tema, llega a mis manos el texto “la máquina de abrazar”, de manos del mismo dramaturgo José Sanchis Sinisterra, la cual refleja fielmente la realidad que me ha tocado experimentar durante cinco años, realidad que deseo compartir a través de esta puesta en escena”.- Directora Ingrid Leyton.

La necesidad de realizar este montaje surge desde la importancia para una sociedad de volver a replantear temas entorno a la discapacidad y a la aceptación de las diferencias en toda su amplitud desde lo físico hasta lo emocional. Frente a la consigna de que todos contamos con algún grado de discapacidad y podemos aprender de nuestros pares.

Esta obra aborda una temática que ha comenzado a agudizarse en los últimos años. Los trastornos del autismo vistos en toda su magnitud; desde el síndrome caracterizado por distintos grados de alteraciones en el lenguaje, la comunicación, la forma de relacionarse con otros; hasta su relación con su propio entorno. Asociando el síndrome del autismo al síndrome mismo del hombre contemporáneo, un ser solitario, ensimismado en su propio actuar, con una perdida considerable y en aumento; de sus habilidades comunicativas y
expresivas.

El desafío es ir cambiando formas de pensar y de actuar sensibilizando y profundizando la comprensión de los trastornos del síndrome del autismo, promoviendo un autoanálisis reflexivo para que docentes, padres e integrantes de la sociedad se replanteen el modo
de exclusión que muchas personas con discapacidad sufren en la actualidad.

RESEÑA DE LA OBRA:

La máquina de abrazar es un viaje por el universo del autismo a través del cual, los personajes Myriam- terapeuta- e Iris -la paciente- se confrontan y exponen en medio de un congreso la realidad emocional de este síndrome, descubriendo nuevos matices de lo que nosotros suponemos que es la realidad.