Chile y el Autismo: Nada sobre nosotros, sin nosotros

Hace unos días participé en la “I Conferencia Latino-Americana del Espectro Autista”, evento que tuvo lugar en el Aula Magna de la Facultad de Medicina del Universidad de Chile, en Santiago, durante los días 10 y 11 de septiembre. La conferencia contó con la participación de organizaciones de Argentina, Brasil, Chile, Canadá y Estados Unidos y tuvo como objetivo el posicionar el tema del autismo en dichos países y discutir cómo proporcionar mejores servicios a las personas con autismo y sus familias. Este importante evento fue impulsado por Autism Speaks y RedeAmericas (el Centro Regional de Investigación en Salud Mental, financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental), en coordinación con la Universidad de Columbia y la Universidad de Chile. Fue la primera vez en la historia que el autismo es abordado en una conferencia regional en América Latina, y una instancia para conocer la realidad del autismo en nuestro continente.

1

Durante ambos días se fueron sucediendo las presentaciones de las delegaciones invitadas y de las ponencias científicas, congregando a un gran número de asistentes, entre profesionales de la salud, de la educación, representantes de organismos públicos y organizaciones de padres, familias y amigos de personas ligadas a las Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

En lo personal, las presentaciones científicas de Lonnie Zwaigenbaum (Profesor Asociado Adjunto AHFMR. Académico de la Salud. Co-director, Centro de Investigación en Autismo Glenrose Rehabilitation Hospital. Profesor Asociado, Departmento de Pediatría, University of Alberta, Canadá), sobre “Estado Actual del Autismo” y sobre “Detección Precoz del TEA” resultaron sobresalientes, de un alto contenido científico y pedagógicamente presentado, de modo que quedamos actualizados en cuanto a nuestros conocimientos previos, y muy tranquilo en cuanto a que el aprendizaje adquirido en estos años ha sido con excelentes maestros.

2Por otro lado, las ponencias de las delegaciones de Brasil y de Argentina respecto del estado de autismo en sus países, en cuanto a investigación, legislación y organizaciones públicas y privadas concitaron mi mayor atención, realidades que no son muy diferentes a la nuestra, pero que, sin embargo, nos llevan años luz en cuanto a reconocimiento y protección de los derechos de las personas con TEA, con programas en cuanto a la detección precoz de los TEA, derivaciones, acceso a la educación inclusiva y no en colegios especiales, es decir, con política públicas reales y efectivas. Sí me llamó la atención que, pese a todo lo que tienen, carecen de estadísticas reales sobre TEA en cuanto a prevalencia e incidencia, igual que nosotros. El común denominador de todos esos logros, en todo caso, y en ambos países ha sido la capacidad que tuvieron los padres de unirse, en asociaciones, fundaciones y todo tipo de organizaciones con un solo fin: los derechos de las personas con TEA, llegando incluso a judicializar el tema para obtener el reconocimiento y el cumplimiento de esos derechos. Se empoderaron.

3Y esto destaco a otra persona a quien tuve el gusto y honor de conocer durante la conferencia: la Dra. chilena Cecilia Breinbauer Leinenweber (Psiquiatra Infanto-Juvenil Universidad de Chile, Master en Salud Pública, Universidad de George Washington, Estados Unidos. Profesora y miembro del Consejo Asesor del Consejo Interdisciplinario de Trastornos del Desarrollo y del Aprendizaje, ICDL) con quien hemos ido aprendiendo y aplicando el concepto de “nada sobre nosotros, sin nosotros”, es decir, acoger la petición de las personas neurodiversas de tener voz y voto en todas las decisiones de políticas públicas que les atañen, de “empoderar” a los padres de niños con condiciones que afectan su desarrollo neurobiológico para lograr su inclusión, “que ellos pertenezcan a la sociedad, reconociendo sus fortalezas y dándoles espacio para sus diferencias”. Entender que existen cerebros configurados de “otra manera”, que ven la realidad de otra manera, entender la diferencia como enriquecedora, no como discriminadora, conocer y vivir la neurodiversidad.

Pero el empoderamiento sin instrumentos no es real: requiere aprender, capacitarse, formarse, ocuparse. Y aquí la tarea y obligación de cada padre de una persona en condición espectro del autismo es la de aprender, conocer y usar los instrumentos que tenemos al alcance y a los que tengamos acceso. Y siempre se puede, no todo es de pago.

Por eso, creo que la mejor conclusión finalizada la conferencia y pasados estos días, como padre y miembro de Fundación Amasperger, es que debemos dejar de lado diferencias y egos, y organizarnos bajo una sola bandera: la de los derechos de las personas en condición espectro del autismo, nuestros hijos, padres, hermanos, tíos, y luchar por los derechos de todos. Debemos “empoderarnos” como lo hicieron en Brasil y Argentina, y en otros países, y tener el rol que nos corresponde; influir, ser escuchados, participar, debatir, de modo que esa política pública que en materia de espectro del autismo queremos para nuestros niños, jóvenes y adultos sea formulada, y formulada CON nosotros, los que vivimos y enfrentamos a diario una sociedad que aún no quiere vernos. Si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará por nosotros.

Tenemos una ley sobre protección de los derechos de las personas con discapacidad, Ley 20.422, que recogió los principios de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ratificada por Chile. ¿Qué esperamos para exigir el cumplimiento de los derechos que allí se nos reconocen?

En Chile existen aproximadamente 2 millones de personas en situación de discapacidad, que sumados a sus familias, son 8 millones en total. Somos una fuerza que aún no despierta, que no asume, que aún se mueve con la marea pero no navega. ¿Qué estamos esperando? Viene una elección presidencial, y de diputados y senadores: ¿cuantos han visto lo que propone su candidato en materia de discapacidad? ¿Cuántos les han escrito a sus candidatos requiriendo sus propuestas sobre la materia? No esperen que alguien más lo haga: tomen la iniciativa, escriban, pregunten, infórmenles, enséñenles, que nos conozcan, que nos vean, que se junten con nosotros, que todo lo que venga DEBE ser con nosotros.

Y como dice mi amigo Daniel Comin: “Ojo con lo que pedimos, que en una de esas nos lo conceden”.

4

Síndrome de Asperger: Análisis de Motivaciones y Propuestas en Chile

chile-flag-mapEse es el título de la investigación realizada por Paula Reyes Velásquez sobre el síndrome de Asperger en Chile, en el que fuimos invitados a participar, en lo institucional como Fundación Amasperger, y en lo personal, como papá de un niño con asperger.

Resultará – de seguro – en un real aporte para quienes no tienen mucho conocimiento sobre el tema, pero más aún, creo que expone la realidad de esta condición en nuestro país en un modo informado y documentado, reuniendo en este “paper” conceptos, datos, y opiniones que deben ser leídas, escuchadas y esperamos que contempladas.

Está en PDF y lo pueden ver en el siguiente link:

Síndrome de Asperger Análisis de Motivaciones y Propuestas en Chile

Opinen, despierten.

Chile tiene Asperger

( publicado en http://www.autismodiario.org el 15/02/2013)

AMASPERGER

El 18 de febrero es el Día Internacional del Síndrome de Asperger. Ese día corresponde al natalicio de Hans Asperger, el psiquiatra infantil vienés que describió un conjunto de “síntomas” al observar en un grupo de niños la falta de capacidad de formar grupos, “el desorden no es tanto intelectual, sino que más bien se muestra en la relación del niño con otros seres humanos, en su falta de contacto”. Su descripción original de estos niños enfatizaba su dificultad para comprender la expresión emocional, y la naturaleza oscura e ininterpretable de sus propias emociones. La descripción que realizó Hans Asperger y los posteriores estudios de su obra e investigaciones, determinaron que en definitiva el “síndrome” lleve su nombre.

Día a día tenemos más información sobre el Asperger, alguna muy buena, y otra, lamentablemente, muy mala. Desde la Fundación Amasperger, hemos recopilado en nuestra web algunos artículos, y tratamos de explicar en términos sencillos y claros, qué es el síndrome de Asperger. Pero cabe preguntarse: Y en Chile ¿cuánto sabemos del Asperger? Muy poco, por decir casi nada. La referencia a esta “enfermedad” en los medios de comunicación a propósito de los horribles hecho ocurridos en Newtown a fines del 2012 dejó en evidencia lo poco que Chile sabe del Asperger, no sólo por considerarlo una enfermedad, y seguir hablando de enfermos, de padecer, de sufrir,…, quizá alguien dijo que tendría que ver algo con el autismo. Extrañamos en ese momento una opinión profesional, informada y preparada, que hablara de ésta condición, de personas, de la realidad de muchas familias en Chile.

La realidad del Asperger en Chile la conocemos quienes la vivimos a diario, no sólo en nuestros hogares con nuestros hijos y familias, sino cuando buscamos ayuda profesional en materia de salud y nos encontramos con la falta de especialistas realmente preparados en diagnóstico y atención temprana, donde muchos se contentan, o creen contentar, a los padres con fármacos.

También la vivimos en materia de educación, por la falta de establecimientos educacionales, de profesores, de personal de apoyo en la tarea educativa, donde encontrar un colegio es una tarea titánica, cuando nos dan con la puerta en la cara, y si logramos ingresar al colegio y “ser aceptados”, seremos llamados constantemente a “buscar a su niño”, quien por lo demás, será el candidato preferido para el acoso escolar. Ni hablar de educación inclusiva, por eso hablamos deincrustación escolar.

En definitiva, no existe una política pública que enfrente de manera real y oportuna esta discapacidad, esta necesidad educativa especial, esta condición. No la “enfermedad”, porque no lo es.

No necesitamos seminarios que nos cuenten la realidad de la condición espectro del asperger y del autismo en Chile, menos expertos extranjeros que lo hagan, simplemente, porque no la conocen.

Como padres, no necesitamos hacernos especialistas en atención temprana, pero sí formarnos e informarnos – es nuestra obligación – sobre “lo que pasa” con nuestros niños, lo que es y lo que no, técnicas, apoyos, ayudas, conceptos, todo lo que sirva para enfrentarnos, desde nuestra trinchera y de la mejor y más informadamente posible, al Asperger. Nuestro llamado, como el de muchos, siempre ha sido a ocuparnos más que preocuparnos, a no perder el tiempo mientras la neuroplasticidad de nuestros niños se escapa a medida que crecen, a apoyar a los que saben menos y quieren aprender, a extender la mano y ayudar a quienes comienzan en este largo camino, a completar el puzzle que nos plantea el desafío de construir una sociedad inclusiva, de la que todos somos parte importante.

Como padres queremos soluciones; como institución trabajamos en ellas. No queremos más derechos, queremos los mismos.

Y el punto de partida para exigir nuestros derechos y comenzar a exigir la formulación de unaPolítica Pública en materia de Asperger y de la Condición Espectro del Autismo es leer, comprende y aplicar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, suscrita por Chile, y promulgada como ley el 25 de agosto de 2008, decreto 201  Es decir, la mencionada Convención es parte de nuestra legislación, además de los derechos que nos reconoce y garantiza la Constitución Política de la República  entre otros,  salud, educación, trabajo. Para dar cumplimiento a dicho tratado internacional y adecuar nuestra legislación, se dictó la ley 20.422, que “ESTABLECE NORMAS SOBRE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES E INCLUSIÓN SOCIAL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD”, la que hemos analizado en más de una oportunidad, y creemos aún es insuficiente para el efectivo cumplimiento y respeto de los derechos de las personas en Condición del Espectro del Autismo.

Dicha Política Pública en materia de Asperger y de la Condición Espectro del Autismo supone:

  • Estadísticas reales y serias, y oficiales, no seguir usando las extranjeras, de modo permita conocer la realidad de las personas que se encuentran en el Espectro del Autismo y sus familias, siendo indispensable la realización alguna clase de encuesta, censo o consulta que permita establecerla.

  • Darle trato de Discapacidad, y dejar de hablar de enfermedad: Internacionalmente, la Condición del Espectro del Autismo es tratada y considerada como una discapacidad para efectos sanitarios, educacionales y laborales, no existiendo razón alguna para que en Chile no se les otorgue la misma consideración. Como dice AutismoDiario, “La discapacidad no es más que la inaccesibilidad de una persona a distintos niveles de la sociedad en la que vive, la cual le resta oportunidades. Desde este punto de vista podemos entender que la persona con Autismo o Asperger tiene una discapacidad social, la cual está generada por la limitación a acceder a los medios que le permitan la inclusión social y por el rechazo del grupo mayoritarioComo los Trastornos del Espectro del Autismo no se conocen, no se comprenden, y como no se comprenden no se contemplan.”

  • Entender que la discapacidad no es sólo física, que “se ve”, sino que existen muchas otras que no se ven y que requieren el mismo trato. Por lo mismo, debe entenderse que el gasto en detección e intervención temprana en materia de Condición del Espectro del Autismo supone un ahorro a largo plazo para el Estado, evitando el pago de pensiones por discapacidad. Una visión de futuro real y efectiva, no seguir mirando para el lado.

  • Entender que el precio de los Trastornos del Espectro del Autismo en Chile hace impagable para muchas familias las terapias necesarias en fonoaudiología, terapia ocupacional, psiquiatría  psicología, psicopedagogía, medicamentos, etc, es decir, la capacidad económica te convierte en ciudadano de 1ª, 2ª o 3ª, hecho que crea una desigualdad social inaceptable, empobrece aún más a las familias con menos recursos económicos y los somete a una grave tensión emocional, consigue que quienes tienen cierto poder adquisitivo deban emplearlo de forma casi exclusiva en la atención del niño, y como es lógico, recorta de forma drástica otras posibles acciones de esa familia en el ámbito puramente económico. Los derechos y el futuro de unos niños los decide la capacidad económica de la familia.

Nosotros como padres, y como Fundación Amasperger Chile, nuestra institución, estamos empeñados en trabajar en esa política pública, en colaborar desde nuestra posición en su formulación, y como dijimos a las autoridades que nos han escuchado, queremos ser parte de la solución. Y lo vamos a ser y hacer. Porque en Chile también existen miles de personas con Asperger.

El día internacional del Síndrome de Asperger es un día en que recordamos el natalicio de la persona que lo describió. Es un día para recordarle a nuestra sociedad, a nuestras autoridades, a los profesionales, a los educadores, que cuando hablamos y hablen de Asperger, deben hablar de PERSONAS con Asperger: niños, jóvenes y adultos, con los mismos derechos, a la salud, a la educación, al trabajo, a convivir en la sociedad que debemos trabajar para hacerla inclusiva, que acepte y conozca la neurodiversidad.

Queremos invitar a Chile a conocer lo que es el Asperger, a interesarse por esas personas y sus familias, que luchan a diario por salir adelante pese a todo lo que nos juega en contra, pero donde el esfuerzo y la esperanza son siempre más grandes que el desaliento.

Queremos celebrar el Día Internacional del Síndrome Asperger, y te invitamos a acompañarnos. Si enseñamos a conocer la neurodiversidad a nuestros niños, desde pequeños, a convivir con ella, no será necesario enseñar a “no excluir”, y tarde o temprano no hablaremos de inclusión.

¿Qué sabes del Asperger?

Hoy es un buen día para comenzar a aprender. Interesarse es ya una forma de ayudar.

Patricio Medina B.

Director Administrativo Fundación Amasperger Chile

En twitter: @Amasperger

En facebook: Amasperger